Tiempo Total
40 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
30

Estas galletas se dejan reposar entre 2 y 3 semanas para que alcancen el sabor y la consistencia perfecta.

Cómo hacerlo

1. Bate las claras de huevo con agua hasta que estén firmes.

2. Aparte, bate las yemas con el azúcar, sal y vainilla en un tazón grande, hasta que estén cremosas. Envuelve las claras en las yemas con un batidor de globo. Cierne la harina con las semillas de anís, directamente sobre el tazón, y bate con el batidor de globo. La masa se verá grumosa.

3. Pon la masa dentro de una manga pastelera con una duya de punta redonda y grande. Forma círculos de 2 centímetros de diámetro sobre charolas. Deja que se sequen durante toda la noche a temperatura ambiente.

4. Al día siguiente, cubre las galletas con un trozo de papel para hornear y hornéalas a 175 ºC (350 ºF) entre 20 y 25 minutes, hasta que su base se vea ligeramente dorada y su superficie esté casi blanca. Deja enfriar.

5. Almacena las galletas en un recipiente hermético entre 2 y 3 semanas, hasta que se suavicen.

Tal Vez Te Guste