Tiempo Total
20 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
4

Los hígados de pollo se fríen y terminan de guisarse en una salsa de puré de tomate con un toque de vinagre de vino blanco.

Cómo hacerlo

1. Limpia y corta los hígados a la mitad. Coloca en un recipiente o bolsa de plástico transparente y cubre con 2 cucharadas de harina.

2. Calienta el aceite en un sartén profundo. Agrega los hígado de pollo y fríe, cuidando que no se cocinen de más. El interior aún debe estar un poco rosa. Baja el fuego.

3. Mezcla todos los ingredientes de la salsa en un recipiente y vierte al sartén. Continúa revolviendo hasta que la salsa se caliente bien y se empiece a espesarse.

Tal Vez Te Guste