Tiempo Total
1 H 20 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
5

Deliciosas galletas italianas de almendra con un toque de anís. Puedes almacenarlas hasta por un mes en un recipiente tapado herméticamente.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 175 °C (350 °F). Forra 2 charolas para hornear con papel aluminio o papel para hornear.

2. Bate la mantequilla con el azúcar en un tazón grande, hasta que se esponje. Agrega los huevos, uno por uno, batiendo bien después de cada adición.

3. Mezcla en un tazón mediano la harina, polvo para hornear y sal. Aparte, mezcla el brandy, esencia de anís, esencia de vainilla

4. Incorpora los polvos a la mantequilla, alternando con la mezcla de brandy y esencias. Debes empezar y terminar con los polvos. Envuelve las almendras y las semillas de anís.

5. Pon cucharadas de la masa en las charolas forradas, formando dos tiras largas de 5×33 centímetros. Humedece las yemas de tus dedos y alisa las tiras de masa.

6. Hornea entre 30 y 35 minutos o hasta que se vean doradas y se sientan firmes. Coloca las charolas sobre rejillas para que el biscotti se enfríe completamente. Reduce la temperatura del horno a 150 °C (300 °F).

7. Corta las galletas ya frías en forma diagonal con un cuchillo de sierra. Cada rebanada debe tener un grosor de 2 centímetros. Regresa las rebanadas a las charolas para hornear.

8. Hornea de nuevo entre 20 minutos, volteando después de los primeros 10 minutos, hasta que estén secas y de un tono café claro. Colócalas sobre rejillas enfriadoras.

Tal Vez Te Guste