Tiempo Total
2 H 20 Min
Tiempo Activo
2 H
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
5

Prepara tu propia salsa de tomate en casa, para usarla en otros platillos. Uno siempre puede comprar frascos, latas o tetrabricks, llenos de conservadores, pero ¿qué mejor que transformar 2 kilos de tomates en una exquisita salsa casera y congelarla en recipientes de 1 taza para tenerla siempre lista? Así hacemos en casa.

Cómo hacerlo

1. Haz un pequeño corte en forma de cruz en la parte de abajo de los tomates y sumérgelos durante 1 1/2 minutos en una olla con agua hirviendo. Sácalos inmediatamente de la olla y enjuágalos con agua fría.

2. Pela los tomates, córtalos en cuartos y lícualos junto con un el ajo, cebolla, sal, pimienta y azúcar. (No caben todos juntos en una sola licuadora por lo que tendrás que hacerlo en, por lo menos, dos partes.)

3. Calienta el aceite en una cacerola grande a fuego medio-bajo. Agrega el licuado de tomate, las hierbas italianas y el apio partido en dos.

4. Cuando empiece a hervir, reduce el fuego y permite que hierva muy suavemente, moviendo de vez en cuando.

5. La salsa estará lista cuando tenga una consistencia espesa y se haya reducido en más de la mitad (aproximadamente 2 horas). Una vez lista, retira el apio.

Tal Vez Te Guste