Tiempo Total
1 H 50 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
15

Deliciosa y fácil de preparar con ingredientes básicos. Esta masa para pizza se convierte en una base suave por dentro y crujiente por fuera.

Cómo hacerlo

1. Disuelve la levadura y el azúcar mascabado en agua tibia, y deja reposar 10 minutos. Luego incorpora la sal y el aceite. Agrega mitad de la harina y mezcla bien.

2. Coloca la masa sobre una soperficie limpia y enharinada, y amasa, incorporando poco a poco más harina, hasta que no esté pegajosa. Coloca la masa en un tazón engrasado con aceite, y cubre con una toalla húmeda. Deja reposar hasta que duplique su volumen, aproximadamente 1 hora. Presiona la masa con tu puño para eliminar el aire dentro de la misma, y forma una bola. Permite que la masa se relaje durante 1 minuto antes de extenderla con el rodillo.

3. Precalienta el horno a 220 °C. Si vas a hornear la pizza en una piedra para pizza, agrega tus ingredientes favoritos y hornea inmediatamente. Si prefieres utilizar una charola para hornear, engrásala ligeramente, y deja que la masa extendida repose entre 15 y 20 minutos antes de agregarle tus ingredientes favoritos y hornearla.

4. Hornea la pizza en el horno precalentado hasta que el queso y la base se vean dorados, entre 15 y 20 minutos.

Tal Vez Te Guste