Tiempo Total
30 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
6

Esta es una receta excelente que preparo muy seguido. Buena como botana o platillo fuerte del que nunca te cansarás.

Cómo hacerlo

1. Para limpiar las almejas, sumerge en agua fría y revuelve vigorosamente. Cambia el agua y repite el procedimiento.

2. Finalmente enjuaga bajo el chorro de agua para remover cualquier partícula de arena que haya quedado sobre la concha.

3. Calienta un wok o sartén profundo y agrega el vino.  Cuando el vino empiece a burbujear, agrega las almejas.

4. Tapa deja que se cocinen con el vapor a fuego medio-alto, revolviendo ocasionalmente a fin de que se abran las almejas.

5. Retira las almejas del fuego conforme se vayan abriendo y coloca dentro de un tazón.

6. Una vez que todas se hayan abierto, cuela el líquido de cocción con una manta de cielo sobre un recipiente. Reserva el líquido.

7. Limpia el sartén y agrega la mantequilla, ajo y chiles. Cocina a fuego medio-alto.

8. Justo antes que cambie de color el ajo, añade el perejil y el cebollín picado y cocina durante algunos segundos.

9. Ahora agrega el caldo de las almejas, deja que hierva a fuego lento y añade la mezcla de fécula de maíz. Revuelve hasta que la salsa se espese para evitar que se formen grumos. Si la salsa está demasiado espesa, agrega agua o vino blanco para lograr la consistencia deseada, pero si está demasiado delgada, añade más fécula de maíz y revuelve hasta que la salsa esté en su punto.

10. Mezcla bien las almejas con la salsa.

11. Sirve de inmediato y acompaña con una buena cantidad de bolillo o baguette ligeramente tostado para remojar en la salsa.

Tal Vez Te Guste