Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
4

Pechugas de pollo ligeramente empanizadas y horneadas sobre una cama de calabacitas con jitomate y queso Oaxaca.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 205 ºC (400 ºF). Engrasa un refractario o molde para hornear rectangular.

2. Bate el huevo con el agua, sal y pimienta en un tazón. Reserva 2 cucharadas de pan molido y vierte el resto dentro de una bolsa grande con cierre. Sumerge el pollo en el huevo, luego colócalo en la bolsa y agita para cubrir completamente.

3. Calienta 2 cucharadas de aceite de oliva en un sartén grande a fuego medio. Fríe ligeramente las pechugas hasta que se hayan dorado uniformemente, entre 2 y 3 minutos por lado. Retíralas del sartén. Agrega el resto del aceite de oliva al sartén, y sofríe las calabacitas y el ajo a fuego medio hasta que las calabacitas se hayan ablandado un poco, aproximadamente 2 minutos.

4. Coloca las calabacitas en el fondo del refractario engrasado y espolvoréalas con las 2 cucharadas de pan molido reservado. Cubre con las rebanadas de jitomate, 2/3 taza de queso y albahaca. Acomoda las pechugas de pollo encima y tapa el refractario con papel aluminio.

5. Hornea en el horno precalentado hasta que las pechugas se hayan cocido totalmente, aproximadamente 25 minutos. Destapa y cubre con el resto del queso. Hornea sin tapar hasta que el queso se haya derretido, aproximadamente 5 minutos.

Tal Vez Te Guste