Tiempo Total
10 H 45 Min
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
1 H
Porciones
12

Cheesecake cremoso de fresa con queso crema y un toque de leche condensada, sobre una base de galletas Marías.

Cómo hacerlo

1. Mezcla las galletas molidas con el azúcar, canela y mantequilla en un tazón. Forra el fondo de un molde desmontable para pastel de 23 centímetros de diámetro. Refrigera durante 30 minutos.

2. Precalienta el horno a 150 ºC (350 ºF).

3. Coloca las fresas y la fécula de maíz en el vaso de la licuadora. Tapa y licua hasta hacerlas puré. Vierte dentro de una cacerola.

4. Hierve la salsa de fresa a fuego alto, sin dejar de mover, hasta que quede espesa y brillosa, aproximadamente 2 minutos. Reserva 1/3 de taza de la salsa y deja que se enfríe. Tapa y refrigera el resto de la salsa hasta el momento de servir.

5. Bate el queso crema en un tazón y con batidora eléctrica hasta acremar. Sin dejar de batir, incorpora lentamente la leche condensada. Agrega el jugo de limón y la vainilla. Reduce la velocidad de la batidora y añade los huevos; bate solo hasta incorporar.

6. Vierte mitad del relleno de queso sobre la base de galletas Marías. Agrega encima mitad de la salsa reservada, de 1/2 cucharadita a la vez.Vierte con mucho cuidado el resto del relleno sobre la salsa, y añade encima la otra mitad de la salsa reservada, de 1/2 cucharadita a la vez. Utiliza un cuchillo para formar una especie de remolino con la salsa sobre la última capa de relleno.

7. Hornea hasta que el centro del relleno esté casi cuajado, entre 45 y 50 minutos. Deja enfriar sobre una rejilla durante 10 minutos, luego pasa un cuchillo por las orillas del molde para despegar y desmolda. Deja enfriar durante 1 hora más y refrigera durante toda la noche. Sirve con la salsa reservada. Si está muy espesa, agrega un poco de agua.

Tal Vez Te Guste