Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
4

Calabacitas y granos de elote entre capas de tortillas en salsa de flor de calabaza, chiles poblanos y crema. Este pastel se hornea cubierto de queso manchego.

Cómo hacerlo

1. Coloca las calabacitas y granos de elote en una olla y rocía con 4 cucharadas de agua. Tapa y cocina a fuego moderado hasta que empiecen a suavizarse (recuerda que se seguirían cociendo en el horno). Reserva.

2. Cuece las flores de calabaza en una cacerola tapada con 2 cucharadas de agua, hasta que se marchiten. Deja enfriar.

3. Licúa las flores de calabaza cocidas con los chiles poblanos, crema y caldo de verduras, hasta tener una salsa homogénea. Vierte esta salsa dentro de un recipiente amplio.

4. Precalienta el horno a 180 ºC. Engrasa con aceite un refractario mediano.

5. Calienta 1 centímetro de aceite en un sartén hondo a fuego medio-alto. Pasa las tortillas por el aceite muy caliente durante solo unos segundos para que se suavicen, pero cuidando que no se doren. Retira el exceso de grasa con toallas de papel.

6. Sumerge una por una las tortillas “fritas” en la salsa. Cubre el fondo de un refractario mediano con una capa de tortillas cubiertas en salsa. Distribuye sobre éstas una parte de las calabacitas, elote, y cebolla. Repite el procedimiento de capas, terminando con una capa de verduras. Cubre con queso.

7. Tapa el pastel con papel aluminio y hornea durante 15 minutos. Destapa y hornea durante 5 o 10 minutos más para que el queso se dore.

Tal Vez Te Guste