Tiempo Total
1 H 20 Min
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
35 Min
Porciones
8

Un pastel de queso ligero y esponjoso elaborado con huevo batido y muy poco queso crema. Prepáralo en cuestión de minutos.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 175°C. Forra el fondo de un molde desmontable con papel encerado.

2. Cocina el queso crema y la leche en una cacerola pequeña a fuego medio, revolviendo ocasionalmente hasta que el queso se derrita. Retira del fuego y reserva.

3. En un tazón mediano, bate las yemas de huevo con la mitad del azúcar hasta lograr una consistencia ligera y esponjosa. Envuelve la mezcla de queso crema dentro de las yemas. Cierne el harina y la maizena y revuelve hasta lograr una mezcla homogénea.

4. En otro tazón y utilizando aspas limpias, bate las claras de huevo junto con el cremor tártaro hasta lograr un punto de nieve. Espolvorea el resto del azúcar pausadamente y sigue batiendo hasta lograr el punto de turrón. Incorpora las claras de huevo a la mezcla de queso crema. Vierte la mezcla dentro del molde y coloca éste dentro de una fuente para horno o molde más profundo. Pon agua hasta la mitad de este último. Coloca dentro del horno y hornea durante 20 minutos. Reduce la temperatura a 150°C y continúa la cocción durante 15 minutos más. Deja que el pastel se enfríel antes de sacar del molde.

5. Pasa un cuchillo alrededor del borde exterior del molde y voltéalo sobre un plato para que salga el pastel. Despega el papel encerado y voltea de nuevo sobre otro plato de forma que el pastel regrese a su posición original.

Tal Vez Te Guste