Tiempo Total
1 H 10 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
8

Esponjoso, jugoso y fácil de preparar con harina para hot cakes y un toque de limón. Prepárate para un resultado sorprendentemente delicioso.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 °C y engrasa y enharina un molde de 23 centímetros de diámetro.

2. Bate las claras de huevo a punto de turrón: hasta que estén bien esponjadas, secas y formen picos firmes. Agrega 1/4 de taza de azúcar y sigue batiendo hasta que ésta se haya disuelto.

3. Bate aparte las yemas de huevo, agrega 1/4 de taza de azúcar y sigue batiendo hasta alcanzar el punto de listón: cuando la mezcla esté pálida y bien espesa, formando un listón al dejarla caer con una espátula o las aspas de la batidora.

4. Envuelve las yemas en las claras, mezclando cuidadosamente con una espátula, hasta tener una mezcla homogénea. Incorpora la harina con movimientos envolventes y agrega un poco de la ralladura de limón. Vierte todo dentro del molde engrasado y hornea hasta que el pastel se vea ligeramente (no completamente) dorado, aproximadamente 25 minutos.

5. Apaga y deja el pastel dentro del horno, SIN ABRIR, durante 20 minutos más.

6. Mientras, licúa juntos la leche condensada, leche evaporada y amareto o ron hasta tener una mezcla homogénea.

7. Desmolda el pastel, pícalo varias veces con un tenedor y vierte encima la mezcla de tres leches. Acomoda los gajos de durazno en forma decorativa sobre el centro del pastel.

8. Bate la crema para batir hasta que esté bien esponjada, colócala dentro de una manga pastelera con una duya de estrella y decora alrededor del durazno. Espolvorea con el resto de la ralladura de limón.

Tal Vez Te Guste