Tiempo Total
2 H 30 Min
Tiempo Activo
2 H
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
12

El secreto de esta receta es que la salsa boloñesa o ragú se cocina lentamente dando como resultado un sabor verdaderamente auténtico.

Cómo hacerlo

1. Calienta el aceite de oliva en una cacerola grande a fuego medio.

2. Agrega la cebolla, zanahorias, apio y ajo. Sofríe entre 8 y 10 minutos o hasta que las verduras se hayan ablandado. Pásalas a un plato o recipiente y reserva.

3. Fríe la carne en la misma cacerola hasta que haya perdido su color rojo, luego incorpora las verduras sofritas, puré de tomate, salsa de tomate, vino tinto y albahaca.

4. Reduce el fuego a lo más bajo y cocina, sin tapar, durante 1 1/2 o 2 horas o hasta que se haya reducido quedando bien espesa. Sazona con sal y pimienta al gusto.

Salsa boloñesa:

6. Derrite la mantequilla en una cacerola a fuego medio-bajo. Agrega la harina e incorpora poco a poco la leche, moviendo con un batidor de globo, hasta tener una salsa homogénea y ligeramente espesa. Retira del fuego, agrega la hoja de laurel y reserva hasta el momento de armar la lasaña.

Salsa bechamel:

8. Precalienta el horno a 180 °c.

9. Para armar la lasaña, cubre el fondo de un refractario grande con una capa delgada de salsa boloñesa. Cubre la salsa con crema bechamel y agrega una capa de queso mozzarella, seguida por una capa de pasta lasaña. Repite el procedimiento de capas en el mismo orden: boloñesa, salsa blanca, mozzarella y pasta. Espolvorea encima con queso parmesano y, si es el caso, mozzarella restante.

10. Hornea entre 30 y 40 minutos o hasta que la superficie esté burbujeando y dorada.

Lasaña:

Tal Vez Te Guste