Tiempo Total
55 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
40 Min
Porciones
10

Capas de arroz blanco y chorizo, bañadas con salsa de jitomate y cubiertas de queso Chihuahua gratinado.

Cómo hacerlo

1. Calienta el agua en una cacerla grande a fuego alto hasta que hierva. Agrega el arroz y espera a que el agua empiece a hervir de nuevo. Reduce el fuego a bajo, tapa y cocina hasta que todo el líquido se haya consumido, entre 20 y 25 minutos.

2. Mientras, fríe el chorizo en su propia grasa dentro de un sartén a fuego medio, hasta que se haya dorado. Retira el chorizo y coloca en un plato con toallas de papel para eliminar el exeso de grasa. Deja un poco de grasa en el sartén, y sofríe en éste la cebolla y los chiles hasta que estén suaves.

3. Muele los jitomates con un poquito de agua y cuela sobre la cebolla y los chiles; sazona con sal. Reduce el fuego a bajo y cocina hasta que la salsa se espese.

4. Precalienta el horno a 180 °C (350 °F). Engrasa un refractario de vidrio grande.

5. Coloca sobre el frefractario mitad del arroz y distribuye encima mitad del chorizo. Baña con parte de la salsa de jitomate y espolvorea con todo el queso añejo. Cubre con el resto del arroz, agrega la segunda mitad del chorizo y vierte la salsa restante. Distribuye encima el queso Chihuahua.

6. Hornea durante 15 minutos, hasta que el queso se haya gratinado.

Tal Vez Te Guste