Tiempo Total
2 H 30 Min
Tiempo Activo
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
12

Una mezcla de queso crema, fresas y un toque de vainilla sobre una base de soletas. Esta tarta es fácil de preparar, no necesita hornearse y se sirve fría.

Cómo hacerlo

1. Cuela las fresas sobre una cacerola. Reserva las fresas y calienta el jugo con fécula de maíz hasta que suelte el hervor. Retira del fuego y deja enfriar.

2. Bate juntos el queso crema, azúcar y vainilla. Aparte, bate la crema para batir hasta formar picos rígidos. Envuelve en la mezcla de queso crema.

3. Forra con las soletas los lados y el fondo de un molde desmontable de entre 20 y 23 centímetros de diámetro, acomodándolas verticalmente. Vierte la mitad del relleno en el molde y coloca una capa de soletas encima. Agrega el resto del relleno.

4. Rocía la tarta con la salsa de jugo de fresa y acomoda las fresas encima. Refrigera hasta que se haya enfriado por completo y desmolda.

Tal Vez Te Guste