Tiempo Total
6 H 30 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
6 H
Porciones
48

Prepara estas donas con ingredientes básicos y levadura. Estas donas se fríen en aceite bien caliente y se espolvorean con azúcar refinada.

Cómo hacerlo

1. Disuelve 1 cucharadita de azúcar en agua caliente. Espolvorea la levadura en la superficie y déjala reposar alrededor de 5 minutos para que se disuelva.

2. En un tazón grande, mezcla los huevos con 1 taza de azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Agrega la sal y el harina. Incorpora la mezcla de la levadura, leche y mantequilla derretida. Una cuchara de madera es lo que mejor funciona para esto. Tapa el tazón y colócalo en un lugar caliente para hasta que duplique su volumen.

3. Una vez que la masa se ha duplicado, desínflala y amásala hasta que se sienta elástica. Tapa y deja que se eleve de nuevo. Si quieres, puedes refrigerarla toda la noche. Mi abuela dejaba que se elevara durante y el resultado final era buenísimo. Cuando la masa se haya duplicado, está lista para usarse.

4. Calienta el aceite en una freidora o sartén grande y profundo a 175°C. Coloca un plato pequeño con agua al lado para mojar tus manos ligeramente antes de tocar la masa. Esto te ayudará a evitar que se pegue. Sólo moja tus manos un poco, porque el gotas de agua en el aceite caliente pueden ser muy peligrosas.

5. Con las manos ligeramente mojadas, forma una pequeña bola de masa del tamaño de una pelota de golf. Estira la masa hasta que tengas un disco de unos 10 cm de ancho. Si te equivocas, regresa la bola con el resto de la masa y empieza de nuevo. Pequeños hoyos no son un problema.

6. Con mucho cuidado, mete la masa estirada al aceite caliente. Las donas deben inflarse un poco mientras están en el aceite. Dóralas durante 3 minutos por lado. Estarán listas cuando se vean doradas de ambos lados. Retíralas del aceite con una espumadera y escurre el exceso de aceite con toallas de papel. Espolvorea con azúcar refinada mientras aún están calientes. Sirve calientes.

Tal Vez Te Guste