Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
6

Un forma original y deliciosa de comer calabacitas. Éstas se saltean junto con ajo y chile y luego se cocinan a fuego lento con crema y se sirven con queso parmesano y perejil picado. No te midas con el aceite de oliva.

Cómo hacerlo

1. Calienta el aceite de oliva en un sartén grande a fuego medio. Agrega las calabacitas y el ajo y sazona con sal y chile seco. Cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que las calabacitas hayan tomado un color café uniforme, aproximadamente 20 minutos.

2. Mientras, hierve agua con sal en una olla grande. Agrega la pasta y cocina hasta que esté “al dente”, entre 8 y 10 minutos. Escurre y reserva.

3. Agrega la leche a las calabacitas y cuece a fuego lento hasta que se reduzca el líquido casi a la mitad, aproximadamente 10 minutos. Agrega la pasta ya cocida al sartén y revuelve bien. Enseguida espolvorea el perejil y la mitad del queso parmesano y revuelve. Adorna con el queso parmesano restante al servir.

Tal Vez Te Guste