Tiempo Total
3 H 15 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
12

Un pastel de queso y chocolate blanco, denso y delicioso, que se derrite en tu boca. Al servirlo puedes decorarlo con hojas de menta fresca.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 150 ºC (300 ºF). Forra con papel aluminio el exterior de un molde desmontable de 25 centímetros de diámetro. Engrasa el interior del molde.

2. Coloca el queso crema, azúcar y harina en un tazón; bate hasta acremar. Agrega los huevos uno por uno, batiendo bien después de cada adición.

3. Derrite 112 gramos chocolate blanco e incorpóralo a la mezcla de queso crema, batiendo con una batidora eléctrica a baja velocidad. Sin dejar de batir, agrega lentamente la vainilla y 1/2 taza de crema para batir. Vierte la mezcla en el molde desmontable.

4. Coloca el molde con la paste dentre de un molde más grande con agua tibia. Hornea a 150 ºC (300 ºF) entre 50 a 60 minutos aproximadamente, hasta que el centro del pastel este firme. Enfría a temperatura ambiente por una hora. Refrigera hasta que se cuaje antes de sacarlo del molde.

Pastel:

6. Coloca 2 tazas de chocolate blanco en un tazón. Aparte, calienta 1 taza de crema para batir en una olla sólo hasta que empiece a hervir.

7. Vacía la crema caliente sobre el chocolate blanco y mezcla todo con una cuchara de madera hasta que el chocolate se derrita. Añade el brandy y continúa mezclando hasta que todo esté incorporado.

8. Vierte la salsa sobre el pastel frío antes de servir.

Salsa de brandy:

Tal Vez Te Guste