Tiempo Total
1 H 25 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
45 Min
Porciones
5

Chocolate amargo, mermelada de freza y nuez se unen para dar vida a estas deliciosas trufas cubiertas con granillo de chocolate.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 200 ºC. Forra con papel para hornear o papel encerado una charola extendida.

2. Derrite el chocolate a baño María. Deja enfriar sin permitir que se endurezca de nuevo

3. Mientras, bate las yemas de huevo con mitad del azúcar, hasta que el azúcar se haya disuelto completamente. Agrega el chocolate fundido a temperatura ambiente y bate hasta integrar.

4. Aparte, bate las claras de huevo con aspas limpias y secas, hasta que formen picos firmes. Agrega el azúcar restante y sigue batiendo hasta que se haya disuelto. Envuelve en el batido de chocolate.

5. Vierte la mezcla de chocolate, distribuyendo uniformemente sobre toda la charola. Hornea a 200 °C durante 10 minutos. Saca del horno y deja enfriar.

6. Mientras, licua la mermelada de fresa y pasa por un cedazo fino para retirar las semillas de la fruta.

7. Desbarata con tus manos el chocolate horneado y mezcla con mermelada, nueces y brandy, hasta tener una mezcla uniforme. Forma bolitas del tamaño de una trufa regular. Revuelca mitad de las trufas en el granillo de chocolate blanco y la otra mitad en el granillo de chocolate obscuro.

8. Refrigera durante 30 minutos, hasta que estén firmes.

Tal Vez Te Guste