Tiempo Total
2 H 25 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
12

Nieve suave de durazno hecha en casa y batida con una mezcla de leche, huevos, rompope y un toque de canela.

Cómo hacerlo

1. Pela los duraznos, quítales la semilla y muélelos o macháchalos hasta hacerlos puré. Mezcla con el jugo de limón.

2. Coloca el azúcar y el agua en una cacerola mediana a fuego medio y deja que hierva hasta formar un almíbar, aproximadamente 10 minutos. Deja enfriar un poco y vierte sobre la pulpa de durazno con limón; bate bien y pasa la mezcla por un colador fino. Coloca dentro de un tazón refractario y congela hasta que esté un poco firme, pero no completamente congelado, aproximadamente horas.

3. Mientras, mezcla la leche, huevos, canela y rompope en una olla. Cocina a fuego moderado, moviendo de vez en cuando, hasta que hierva. Retira del fuego y deja enfriar dentro del refrigerador.

4. Vierte la leche fría sobre el helado de durazno y bate con la batidora eléctrica hasta tener una consistencia homogénea. Sirve y adorna con trocitos de durazno en almíbar y nuez picada.

Tal Vez Te Guste