Tiempo Total
1 H
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
6

Pechugas de pollo rellenas de queso suizo y jamón, doradas y bañadas en una salsa de crema con vino blanco. Deliciosas y fáciles de preparar.

Cómo hacerlo

1. Aplana las pechugas de forma que no queden muy gruesas. Coloca 1 rebanada de queso suizo y 1 rebanada de jamón sobre cada pechuga dejando un espacio de 1 centímetro en las orillas. Dobla la pechuga como si fuera quesadilla y asegura las orillas con un palillo de madera. Mezcla la harina y la páprika en un recipiente chico y enharina las pechugas por todos lados.

2. Calienta la mantequilla en un sartén grande a fuego medio-alto y fríe las pechugas hasta que se hayan dorado uniformemente. Agrega el vino y el consomé en polvo. Reduce el fuego a bajo, tapa y cocina durante 30 minutos o hasta que las pechugas estén bien cocidas.

3. Retira los palillos de las pechugas y acomódalas en un platón tibio. Mezcla la fécula de maíz con la crema. Vierte poco a poco al sartén en que se cocinaron las pechugas, revolviendo con una cuchara de madera. Cocina, sin dejar de mover, hasta que la salsa se haya espesado. Vierte sobre las pechugas y sirve.

Tal Vez Te Guste