Tiempo Total
2 H 40 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
5

Un postre de origen francés para ocasiones especiales. Para quemar la superficie, puedes utilizar también un soplete de cocina u hornearlo a temperatura alta hasta que el azúcar se haya quemado.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 150° centígrados (300° F).

2. Coloca las yemas de huevo, 4 cucharadas de azúcar y vainilla en un tazón. Bate hasta obtener una consistencia bien espesa y cremosa.

3. Vierte la crema para batir dentro de una cacerola y calienta a fuego bajo, sin dejar de mover, hasta que esté a punto de hervir. Retira del fuego inmediatamente. Incorpora la crema dentro de la mezcla de yemas de huevo, batiendo para incorporar perfectamente.

4. Pasa la mezcla a una olla para baño María con agua hirviendo a fuego bajo y caliéntala, sin dejar de mover, hasta que la mezcla cubra ligeramente la parte posterior de la cuchara, aproximadamente 3 minutos. Retira del calor inmediatamente y vierte dentro de un refractario para pay.

5. Hornea durante 30 minutos. Retira del horno y permite que se enfríe a temperatura ambiente, luego refrigera durante 1 hora o toda la noche.

6. Precalienta el asador del horno o salamandra.

7. Mezcla 2 cucharadas de azúcar blanca con el azúcar moscabado. Cierne la mezcla sobre la crema cuajada, cubriéndola uniformemente. Coloca el refractario debajo del asador o salamandra y deja que el azúcar se disuelva, aproximadamente 2 minutos. Ten mucho cuidado de que no se queme.

8. Retira del fuego y permite que se enfríe. Refrigera hasta que la crema se haya cuajado de nuevo.

Tal Vez Te Guste