Tiempo Total
25 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
10

El queso Cheddar y el tomillo fresco le dan a estos bisquets caseros un sabor único que le encantará a toda tu familia.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 220° centígrados (425° F).

2. Mezcla la harina con el polvo para hornear, azúcar, sal y cremor tártaro en un tazón mediano. Corta la mantequilla dentro de la mezcla con la ayuda de un tenedor, hasta formar moronas del tamaño de los chícharos. Forma un pozo en el centro de la mezcla y agrega la leche, queso y tomillo. Mezcla con cuidado hasta formar una masa homogénea.

3. Extiende la masa, con un rodillo o con la palma de tu mano, sobre una superficie plana enharinada hasta obtener un grosor de 1.75 centímetros. Corta la masa en círculos y coloca éstos sobre una charola para hornear.

4. Hornea durante 10 minutos o hasta que la parte inferior de los bisquets se haya dorado.

Tal Vez Te Guste