Tiempo Total
2 H 25 Min
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
1

La base de esta tarta se rellena de una mezcla de dos tipos de queso, crema y huevo, luego se cubre con rebanadas de jitomate fresco. Delicioso como entrada o plato fuerte vegetariano. ¡Mejor que la pizza!

Cómo hacerlo

1. Espolvorea la levadura y el azúcar en 1/2 taza de agua tibia dentro un tazón grande. La temperatura del agua no deberá exceder los 40° centígrados (100° F). Deja reposar durante 5 minutos hasta que la levadura se suavice y empiece a formar una espuma cremosa. Incorpora 1 huevo y la mantequilla; bate bien. Agrega poco a poco la harina, mezclando con una espátula, luego agrega la sal y la ralladura de limón. Sigue mezclando hasta que se haya formado una masa homogénea y manejable. Forma una bola con la masa y colócala dentro de un tazón ligeramente engrasado con aceite. Mueve la bola dentro del tazón, alrededor del fondo y las paredes, para cubrirla con el aceite. Tapa con un lienzo delgado y deja reposar en un lugar tibio (27° a 35° centígrados o 95° F) hasta que haya duplicado su volumen, aproximadamente 45 minutos.

2. Presiona o “poncha” la masa con tus manos para eliminar las burbujas de aire y colócala en un molde desmontable para tarta de 25 centímetros de diámetro. Extiende la masa del centro hacia las orillas con la ayuda de tus dedos. La base de la masa debe quedar delgada, pero las orillas gruesas. Refrigera durante 20 minutos para que se enfríe.

3. Precalienta el horno a 175° centírados (350° F).

4. Distribuye el queso Gouda y parmesano sobre la base de la tarta. Bate 2 huevos, crema y mostaza en un tazón; vierte sobre el queso en la tarta y acomoda encima las rebanadas de jitomate en forma decorativa.

5. Hornea la tarta en el horno precalentado hasta que la base se haya dorado y el relleno cuajado, entre 30 y 45 minutos, aproximadamente.

Tal Vez Te Guste