Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
10

Un pastel suave y cremoso con un delicioso relleno de queso crema. Sirve frío y verás que será un hitazo.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 190° centígrados (375° F). Engrasa y enharina una charola para hornear de 23×33 centímetros.

2. Mezcla la harina, azúcar, bicarbonato y especias en polvo en un tazón grande. Incorpora el puré de calabaza, huevos y jugo de limón. Mezcla bien y vierte en la charola. Distribuye uniformemente con una espatula.

3. Hornea durante 15 minutos.

4. Acomoda una toalla de cocina mojada sobre la mesa y espolvorea con azúcar glass. Voltea el pastel sobre la toalla. Enrolla el pastel con ayuda de la toalla. Coloca el pastel enrollado en la toalla sobre una rejilla de alambre y deja enfriar 20 minutos.

5. Mientras, prepara el relleno. Mezcla el queso crema, mantequilla, vainilla y azúcar en un tazón con la ayuda de una pala de madera o batidora eléctrica.

6. Cuando el pastel se haya enfriado, desenróllalo y unta el relleno encima. Enróllalo de nuevo inmediatamente (sin la toalla) y envuélvelo en plástico adherente. Puedes mantener este pastel dentro del refrigerador hasta 2 semanas o en el congelador, envuelto en aluminio. Corta el rollo en rebanadas antes de servir.

Tal Vez Te Guste