Tiempo Total
55 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
35 Min
Porciones
15

Un postre delicioso, especialmente durante Halloween. Las rebanadas de pastel de calabaza relleno de queso crema impresionaran a tus invitados.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 175° centígrados. Engrasa y enharina una charola para hornear de 25×38 centímetros.

2. En un tazón grande, bate los huevos y el azúcar blanca a alta velocidad durante 5 minutos. Sin dejar de batir, incorpora poco a poco el puré de calabaza y jugo de limón. Mezcla aparte la harina, polvo para hornear, sal, canela y jengibre; incorpora a la mezcla de calabaza con una espátula. Coloca la pasta en la charola engrasada, distribuyéndola uniformemente. Espolvorea con nuez.

3. Hornea de 12 a 15 minutos o hasta que se haya cocido. Separa las orillas del pastel con un cuchillo y voltéalo sobre dos toallas de cocina espolvoreadas con azúcar glass. Enrolla el pastel con ayuda de las toallas y deja enfriar por 20 minutos.

4. Mientras, coloca el queso crema, mantequilla, 1 taza de azúcar glass y vainilla en un tazón mediano. Bate con la batidora eléctrica hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Desenrolla el pastel de calabaza ya frío, rellénalo con la mezcla de queso crema y enróllalo de nuevo. Coloca el rollo relleno en un trozo grande de papel encerado y espolvoréalo con azúcar glass. Enrolla el pastel en el papel encerado, torciendo con los dedos los extremos del papel como si fuera la envoltura de dulce. Refrigera durante toda la noche. Sirve frío. Antes de rebanar, espolvoréalo con más azúcar glass.

Tal Vez Te Guste