Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
25

No hay nada mejor que un buen bisquet casero recién salido del horno. Una receta muy fácil de seguir.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180º centígrados y engrasa charolas para hornear.

2. Coloca la harina en una superficie plana y limpia y forma un cerco en el centro; agrega ahí la mantequilla, azúcar, sal, polvo para hornear y huevos. Mezcla y trabaja los ingredientes con tenedores hasta formar una pasta arenosa.

3. Agrega la crema y sigue trabajando con el cortador hasta que todo esté completamente integrado. Amasa muy bien con las manos hasta tener una masa suave. Si es necesario puedes agregar más harina.

4. Extiende la masa con el rodillo hasta tener un grosor de 1 ½ centímetros y dóblala a la mitad. Extiende un poco más y corta con cortador para bísquet. Extiende la masa sobrante y corta más bísquets.

5. Bate las yemas con un poco de leche y barniza con ellas los bísquets; colócalos, separados entre sí, sobre las charolas engrasadas.

6. Hornea los bisquets hasta que estén cocidos y su base se vea dorada, aproximadamente 20 minutos. Deja enfríar un poco antes de retirarlos cuidadosamente de las charolas.

Tal Vez Te Guste