Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
6

Las pechugas de pollo se doran en aceite caliente y se sirven bañadas en una salsa de perejil fresco con vino blanco.

Cómo hacerlo

1. Salpimienta las pechugas y fríelas en un sartén con aceite caliente hasta que estén cocidas y doradas. Retíralas del fuego y mantenlas calientes.

2. Derrite la mantequilla en el mismo sartén y sofríe la cebolla y el ajo hasta que se vean transparentes, agrega el perejil y cocina, moviendo frecuentemente, durante 1 minuto más o hasta que se impregne de grasa. Incorpora la harina y sigue moviendo hasta formar una mezcla homogénea.

3. Agrega el caldo de pollo y revuelve hasta que se deshagan los grumos. Cocina hasta que suelte el hervor y reduce el fuego. Incorpora el vino blanco, sazona con sal y pimienta y deja que todo hierva junto durante 3 minutos más.

4. Sirve las mitades de pechuga calientes en platos individuales y baña con la salsa anterior.

Tal Vez Te Guste