Tiempo Total
1 H 5 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
40 Min
Porciones
4

Los frijoles dan a estos chiles rellenos un toque distinto a los tradicionales, además de que no requieren capeado, lo que te ahorra tiempo y calorías.

Cómo hacerlo

1. Asa los chiles hasta que se ampolle su piel. Colócalos en una bolsa de plástico y deja que suden un rato al mismo tiempo que se enfrían. Pela y haz una incisión pequeña que te permita retirar las semillas y venas.

2. Rellena cada chile con 1 ó 2 cucharadas de frijoles y un trozo de queso. Colócalos en un molde o refractario y báñalos con la crema. Hornea durante 25 minutos.

3. Licua los jitomates, el azúcar y la sal. Rebana la cebolla y acitrónala en el aceite; una vez lista, agrega la mezcla de los jitomates y el orégano. Rectifica la sazón y deja hervir durante cinco minutos.

4. Sirve los chiles y báñalos con la salsa. Si lo deseas, agrega más crema en cada plato.

Tal Vez Te Guste