Tiempo Total
40 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
4

Las pechugas de pollo se envuelven en pasta de hojaldre, se hornean y se sirven bañadas en una salsa de mandarina con champiñones. Una receta fácil que le encantará a toda la familia.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 175º centígrados y engrasa una charola para hornear.

2. Las pechugas se limpian y se deshuesan. Sin aplanar, se sazonan con sal y pimienta y se reservan.

3. Extiende el hojaldre sobre una superficie plana enharinada y córtalo en cuatro pedazos. Envuelve las pechugas individualmente en forma de empanadas, sellando perfectamente las orillas del hojaldre.

4. Coloca las pechugas envueltas sobre la charola engrasada, barnízalas con el huevo y pícalas un par de veces con un tenedor para que pueda escapar el vapor. Hornea hasta que se hayan dorado ligeramente, aproximadamente 25 minutos.

5. Mientras, prepara la salsa de mandarina. Calienta la mantequilla en un sartén a fuego medio y sofríe los champiñones hasta que se hayan ablandado ligeramente. Sazona con sal y pimienta y agrega el jugo de mandarina y el agua.

6. Disuelve la fécula de maíz en un poco de agua y agrégala al sartén con los champiñones cuando empiecen a hervir. Deja que la mezcla hierva unos minutos hasta que espese.

7. Sirve las pechugas envueltas y báñalas con la salsa de mandarina y champiñón.

Tal Vez Te Guste