Tiempo Total
1 H 15 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
3

Un plato refinado y con mucho sabor, es lo que da como resultado el poner en una cocina pollo, queso parmesano y un poco de vino y otros ingredientes. La pechuga es perfecta para una cena ligera, acompañada de una ensalada de de verduras y fruta, o bien una pasta al olivo.

Cómo hacerlo

1. Calienta la mantequilla en una cacerola a fuego medio y fríe las pechugas hasta que se hayan dorado, alrededor de 3 minutos por lado. Apaga el fuego y agrega el caldo, vino , hierbas de olor, sal y pimienta; déjalas remojando durante ½ hora.

2. Tapa la cacerola y cuece las pechugas a fuego muy lento durante 40 minutos. Retira los jugos.

3. Calienta la mantequilla restante en un un sartén chico y fríe la harina hasta que dore, agrega los jugos del pollo y el queso parmesano. Vierte sobre las pechugas y cocina hasta que la salsa se reduzca un poco.

Tal Vez Te Guste