Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
12

Una zanahoria es como una caja de sorpresas, puede emplearse en un caldo vigorizante, un guisado aromático o incluso encurtida, además claro como base de un pastel que deleite a todo mundo a la hora del postre o el refrigerio.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180º centígrados. Engrasa y enharina un molde para hornear mediano.

2. Cuece las zanahorias en agua hirviendo hasta que se hayan suavizado y licúalas hasta hacerlas puré.

3. Vierte este puré dentro de un tazón y mézclalo con los huevos. Agrega las galletas molidas, revuelve e incorpora la mantequilla.

4. Vierte dentro del molde engrasado y hornea durante 25 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio.

5. Permite que se enfríe antes de desmoldar sobre un platón. Mezcla el azúcar y la canela y espolvorea encima de la torta.

Tal Vez Te Guste