Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
6

Se comen en un suspiro, quizá de allí les venga el nombre a estas delicias de la cocina tradicional criolla mexicana. Seguramente son una variante de una receta española, que durante la Colonia tomó carta de residencia al agregar el maíz.

Cómo hacerlo

1. En un tazón amplio cierne fécula, harina, sal y polvo de hornear. Agrega los huevos y, conforme sea necesario, leche a cucharadas. Mezcla hasta obtener una pasta suave y consistente.

2. En un sartén con aceite bien caliente, fríe cucharaditas de esta pasta hasta que esponjen y doren parejo. Retira los suspiros y escurre el exceso de grasa sobre un papel absorbente.

3. Miel:
En una olla a fuego medio, hierve azúcar, agua y canela hasta lograr un jarabe ligero. Añade la ralladura y el jugo de limón, mezcla bien y vierte dentro de un platón dulcero hondo.

4. Cuando la miel esté tibia, agrega los suspiros y deja que se enfríen antes de ofrecerlos.

Tal Vez Te Guste