Tiempo Total
1 H 15 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
10

Los recetarios siempre contienen sorpresas, este postre de la sencilla jícama es uno de las más espectaculares, si tenemos en cuenta que cuando hablamos de cajeta la memoria va a la clásica de leche, ya sea quemada o envinada. Este bocado desborda el gusto a rompope.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180º centígrados. Engrasa con mantequilla un molde refractario .

2. En una olla o cazo de cobre cuece la jícama con un poco de agua hasta que se reseque.

3. En un tazón mezcla leche condensada, yemas, huevo y vainilla. Vierte sobre la jícama, mezcla y deja cocer, moviendo constantemente, hasta que espese y se vea el fondo de la olla al movimiento de la cuchara.

4. Retira del fuego y vierte dentro del molde refractario, espolvorea azúcar encima y agrega unos trocitos de mantequilla. Hornea el tiempo necesario para que dore por encima.

5. Al servir este dulce, baña con rompope.

Tal Vez Te Guste