Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
35 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
6

El color juega un papel importante cuando se pone un plato en la mesa, ya se dice que de la vista nace el amor, y habría que agregar que el apetito. Este pastel tiene el gusto suave y dulce de la fruta, lo cual convence a todo mundo. Es ideal para rematar una comida casera.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180º centígrados. Engrasa con mantequilla un refractario mediano extendido.

2. En un tazón bate los huevos hasta que alcancen punto de turrón. Agrega poco a poco el azúcar y sigue batiendo.

3. Cierne la harina junto con el polvo de hornear e incorpora a la mezcla inicial con movimientos envolventes.

4. Vierte dentro del refractario engrasado y hornea hasta que el pan esté cocido, alrededor de 35 minutos.

5. Escurre el mango, apachúrralo con un tenedor o pícalo finito y acomódalo sobre el pan horneado y ya frío. Adorna con la crema chantilly.

Tal Vez Te Guste