Tiempo Total
50 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
4

Los muslos de pollo se cubren con una mezcla de ajonjolí tostado y tres diferentes hierbas, luego se fríen y se sirven sobre un espejo de salsa de chile poblano.

Cómo hacerlo

1. Coloca los muslos en una olla con agua, 1 trozo de cebolla y 1 diente de ajo. Cocínalos a fuego medio durante sólo durante unos 10 minutos para que queden a medio cocer, sólo sancochados; sécalos, sazónalos con sal y pimienta y úntalos con mostaza.

2. Revuelve las hierbas y el ajonjolí y coloca encima los muslos, presionando para que se les peguen bien.

3. Fríelos en un sartén con aceite hasta que se doren, volteándolos sólo una vez para evitar se les caigan las hierbas. Reserva.

4. Para preparar la salsa:Licua los chiles junto con la leche.

5. Calienta 1 cucharadita de mantequilla en un sartén a fuego medio y sofríe la cebolla y el ajo hasta que se vean transparentes. Agrega el resto de la mantequilla, la harina y vierte encima la mezcla de chile con leche, bate con batidor de globo para deshacer todos los grumos. Sazona con sal y pimienta y deja que se caliente al fuego más bajo.

6. Cuela y mantén caliente.

7. Para servir, vierte la crema de poblano como espejo en cada plato y coloca en el centro el muslo con las hierbas. Acompaña con arroz rojo.

Tal Vez Te Guste