Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
6

Las pechugas se rellenan de panela y rajas de chile poblano, se hornean y se sirven bañadas en una salsa de flor de calabaza con queso.

Cómo hacerlo

1. Pecalienta el horno a 180° centígrados y engrasa con mantequilla un refractario rectangular.

2. Sazona las pechugas con sal y pimienta y coloca en el centro de cada una 1 rebanada de panela y rajas de chile poblano. Dóblalas como si fueran quesadillas y, si es necesario, préndelas con palillos.

3. Coloca las pechugas rellenas, sin encimar, dentro del refractario engrasado. Corta 1 barrita de mantequilla en cuadritos y distribúyela sobre las pechugas para que se doren fácilmente.

4. Hornea durante 20 minutos o hasta que se hayan cocido perfectamente.

5. Mientras, derrite el resto de la mantequilla en un sartén grande a fuego medio y sofríe durante un par de minutos la cebolla y el ajo. Agrega 2 ½ manojos de flores de calabaza y cocina hasta que éstas se hayan marchitado completamente.

6. Pasa la mezcla anterior al vaso de la licuadora, agrega la leche, queso, sal y pimienta y licua hasta lograr una mezcla homogénea.

7. Retira las pechugas del horno, báñalas con la salsa anterior y adorna con las flores restantes.

Tal Vez Te Guste