Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
6

Las calabacitas rellenas de queso fresco se capean, se fríen y terminan de guisarse en una salsa de jitomate con chiles poblanos.

Cómo hacerlo

1. Coloca las calabacitas en agua hirviendo con un poco de sal y 1 pizca de azúcar; cocina durante sólo unos minutos para que se ablanden un poco, asegurándote de que queden firmes. Retíralas de la olla y reserva el agua en que se cocieron.

2. En un tazón mediano bate las claras a punto de turrón y luego incorpora las yemas.

3. Con la ayuda de un cuchillo, remueve con cuidado las semillas de las calabacitas, cuidando de no romperlas, y rellénalas con queso; enharínalas y sumérgelas en el huevo. Fríelas en aceite caliente hasta que queden bien doraditas.

4. Elimina el exceso de grasa con toallas de papel.

5. Para preparar la salsa, cocina el jitomate en su jugo, junto con la cebolla y el ajo. Licua y fríe en una cacerola con 1 cucharada de aceite caliente. Incorpora las rajas de chile poblano y un poco del agua de las calabacitas, procurando que esta salsa quede un poco espesa. Sazona con el azúcar, sal y pimienta.

6. Coloca las tortitas dentro de la cacerola con la salsa y cocina a fuego suave durante 15 minutos.

7. Sirve caliente.

Tal Vez Te Guste