Tiempo Total
9 H 20 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
22

Pepitas de calabaza con leche y azúcar. Las pepitas se remojan, se muelen y se hierven a fuego lento junto con la leche y el azúcar.

Cómo hacerlo

1. Remoja las pepitas durante toda la noche dentro de un recipiente con agua. A la mañana siguiente escúrrelas, sécalas y pélalas frotando con tus dedos. Coloca las pepitas peladas junto con ½ taza de leche en un procesador de alimentos o licuadora y licua hasta obtener una mezcla muy fina. Reserva.

2. Coloca la leche restante y el azúcar en una olla a fuego suave y cocina hasta que la mezcla espese. Apaga el fuego, añade las pepitas molidas, mezcla bien y vuelve a encender el fuego. Cocina a fuego lento, sin dejar de mover, hasta que la mezcla espese lo suficiente y puedas ver el fondo de la olla al movimiento de la cuchara.

3. Apaga el fuego y sigue moviendo para evitar que se forme una nata mientras se enfría lo suficiente. Extiende la pasta sobre una charola para que termine de enfriarse y se endurezca un poco. Corta los jamoncillos de tamaño y forma deseada.

Tal Vez Te Guste