Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
8

La langosta cocida y en trocitos se guisa durante unos minutos en una salsa de tomate con queso mozzarella y vino blanco.

Cómo hacerlo

1. Cuece las colas de langosta en una olla con agua hirviendo y sal, hasta que hayan tomado un color rojo brillante, aproximadamente 10 minutos. Saca la carne de la costra y córtala en trocitos.

2. En un sartén a fuego medio, derrite la mantequilla junto con el aceite de oliva. Agrega la cebolla y el pimiento y cocina hasta que la cebolla se vea transparente y el pimiento suave.

3. En un tazón chico, mezcla la harina con la leche hasta que no queden grumos, luego incorpora la mostaza y el queso rallado. Vierte la mezcla dentro del sartén con la cebolla y pimiento y cocina a fuego lento, sin dejar de mover, hasta que mezcla espese.

4. Añade el puré de tomate, vino blanco, salsa de soya y sal; revuelve bien y cocina hasta que todos los ingredientes se hayan incorporado perfectamente. No permitas que la salsa hierva ya que puede cortarse.

5. Por último, incorpora los trocitos de langosta y cocina durante unos minutos más antes de servir.

Tal Vez Te Guste