Tiempo Total
1 H 10 Min
Tiempo Activo
40 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
14

La pasta de este pastel lleva un poco de esencia de vainilla y jugo de limón. El "betún" de cajeta se prepara con leche condensada ya que resulta mucho mejor que la cajeta comercial.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180° centígrados. Engrasa y enharina un molde para hornear.

2. Hierve la leche con la esencia de vainilla y permite que se enfríe.

3. Mientras, cierne 3 veces la harina de trigo, fécula de maíz, harina de arroz y polvo para hornear.

4. En un tazón grande, bate la mantequilla con la batidora eléctrica hasta acremar. Agrega el azúcar poco a poco y sin dejar de batir, hasta que la mezcla se esponje. Añade uno por uno los huevos, incorpora poco a poco los polvos cernidos, alternando con la leche de vainilla, y por último integra el jugo de limón.

5. Vierte la mezcla dentro del molde y hornea durante 40 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro salga limpio. Retira del horno y permite que se enfríe antes de desmoldar.

6. Mientras el pan está en el horno, prepara la cajeta. Coloca la lata de la leche en una olla, cúbrela con agua y deja que hierva durante 45 minutos. Retírala del fuego y permite que se enfríe completamente antes de abrir. Puedes utilizar agua fría para acelerar el proceso.

7. Unta la cajeta sobre el pan utilizando una espátula o cuchillo y espolvorea el pastel con las nueces.

Tal Vez Te Guste