Tiempo Total
20 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
5 Min
Porciones
4

Una receta básica de la famosa salsa holandesa utilizada tradicionalmente para bañar los huevos benedictinos, pero que también puede servirse como aderezo de ensaladas. Asegúrate de utilizar el limón italiano de color amarillo. Prepárala sólo antes de servir.

Cómo hacerlo

1. Pon las yemas de huevo en una cacerola chica; bate con un batidor de globo hasta que tome un color amarillo limón y una consistencia un poco espesa. Incorpora el jugo de limón sin dejar de batir.

2. Agrega 2 cucharadas de mantequilla fría y coloca la cacerola a fuego muy bajo. Bate constantemente mientras la mantequilla se derrite y sigue batiendo hasta que esté lo suficientemente espesa como para ver el fondo de la cacerola con los movimientos del batidor. Retira la cacerola del fuego y envuelve 1 cucharada de mantequilla fría. Envuelve la mantequilla fría restante. INcorpora la mantequilla derretida poco a poco sin dejar de batir. Sazona con sal y pimienta al gusto.

Tal Vez Te Guste