Tiempo Total
2 H 30 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
1 H
Porciones
20

Esta receta de buñuelos lleva jerez y un toque de anís. Procura freírlos de uno en uno para evitar que se peguen entre sí.

Cómo hacerlo

1. Hierve las cáscaras de tomate en 1 taza de agua, junto con 1 raja de canela, anís y sal, hasta que tomen un color oscuro. Cuela, reserva el líquido y desecha el resto.

2. Cierne la harina con el polvo de hornear dentro de un tazón grande. Forma un pozo en el centro y agrega ahí el azúcar, huevos y manteca; revuelve todo muy bien e incorpora el agua de anís y el jerez. Amasa con fuerza hasta formar una pasta de textura suave, consistente y elástica. Envuelve la masa en una servilleta de tela y deja que repose en un lugar tibio durante por lo menos 1 hora.

3. Mientras, prepara la miel. Hierve 1 taza de agua con el piloncillo y 1 raja de canela, hasta que el piloncillo se disuelva y la mezcla quede espesa y con la consistencia de mi.

4. Una vez que la masa esté lista, toma pequeña porciones de la misma y amásalas individualmente. Extiéndelas con el rodillo sobre una superficie enharinada hasta que tengan la forma de una tortilla lo más delgada posible. Fríe en el aceite bien caliente y baña con la miel antes de servir.

Tal Vez Te Guste