Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
4

Esta receta de chiles rellenos toma un poco de tiempo, pero vale la pena. Acompaña con arroz y disfruta en compañía de tu familia o amigos. ¡Provecho!

Cómo hacerlo

1. Pon los chiles sobre la flama o en un comal. Asa volteando frecuentemente, hasta que la piel se haya quemado y ampollado uniformemente. Retira del fuego, coloca en una bolsa de plástico y deja que suden durante unos minutos. Esto te permitirá pelarlos fácilmente.

2. Mientras, coloca la carne en un sartén a fuego medio-alto. Revuelve de forma que se separe y deja que se cocine uniformemente. Cuando la carne se haya cocido, agrega la cebolla, ajo y tomate. Cocina durante unos minutos más. Sazona con sal y pimienta al gusto.

3. Saca los chiles de la bolsa y pela. Te sugiero que te pongas guantes. Si lo deseas puedes enjuagarlos cuidadosamente con un chorro de agua fría para retirar cualquier trozo quemado. Haz un corte vertical en un lado de los chiles, cuidando que no se te rompan, retira las semillas y las venas. Ya que están limpios, rellena la mitad con la carne y la otra mitad con el queso. Sella la abertura con palillos de madera.

4. Bate las claras de huevo en un recipiente de vidrio o de metal hasta lograr una consistencia espesa y esponjosa. Añade las yemas en forma envolvente hasta incorporar bien.

5. Mientras, calienta un poco más de 1/2 cm de aceite en un sartén grande a fuego medio-alto. Pasa los chiles rellenos por el harina y luego sumérgelos en la mezcla de huevo hasta cubrir completamente. Coloca cuidadosamente en el aceite caliente y fríe ambos lados hasta que el huevo tome un color dorado. Escurre el el exceso de aceite en toallas de papel y sirve en un plato grande.

Tal Vez Te Guste