Tiempo Total
3 H 35 Min
Tiempo Activo
20 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
1

¡Una verdadera delicia! Los nopales y las tunas se reencuentran en esta gelatina que puedes disfrutar sin remordimientos.

Cómo hacerlo

1. Coloca los nopales en una olla con 2 tazas de agua. Deja que hiervan a fuego alto, baja la flama y cocina a fuego suave de 10 a 15 minutos. Licúa, cuela y reserva.

2. En una olla mediana, calienta 3 tazas de agua junto con la leche condensada. Cuando rompa el hervor, retira del fuego y deja enfriar un poco.

3. En un tazón chico mezcla el agua y la grenetina. Revuelve hasta que se esponje y se vea sólida. Caliéntala “a baño María” o en el microondas hasta que tome una consistencia líquida.

4. Vierte la grenetina en la olla con leche y mueve hasta disolver los grumos.

5. Agrega los nopales licuados y la esencia de almendras. Mezcla bien.

6. Vacía en un molde y refrigera hasta que se cuaje, entre 2 y 3 horas. Desmolda y decora a tu gusto con rodajas de tuna.

Tal Vez Te Guste