Tiempo Total
1 H 20 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
16

Un postre en tres dimensiones: caramelo, merengue y crema. El caramelo y el merengue se convierten en la isla que flota sobre la crema.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a la máxima temperatura.

2. Calienta el agua y ½ taza de azúcar en una cacerola a fuego medio-alto. Revuelve ocasionalmente para que el azúcar se disuelva completamente y empiece a formar un caramelo. Cocina hasta que el azúcar tome un color dorado ligero y retírala inmediatamente del fuego. Vierte sobre el fondo de un molde de rosca y deja enfriar.

3. Bate las claras a punto de turrón y agrega el azúcar poco a poco y luego el cremor tártaro. Vierte la mezcla en el molde de rosca sobre el caramelo.

4. Mete el molde al horno precalentado y apágalo inmediatamente. No lo saques hasta que se haya enfriado.

5. Mientras, prepara la crema. Licúa la leche evaporada, leche condensada, agua, vainilla y yemas de huevo. Vierte dentro de una cacerola a fuego medio. Deja que suelte el hervor y cocina durante 3 ó 4 minutos más, sin dejar de mover, hasta que espese. Retira del fuego y deja que se enfríe, moviendo ocasionalmente.

6. Saca la rosca fría del horno y voltéala sobre un platón. Vierte la crema de yemas en el centro y a los lados de la misma.

Tal Vez Te Guste