Tiempo Total
35 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
20 Min
Porciones
12

Esta receta de frijoles rendidos (resecos) utiliza una buena cantidad de manteca de acuerdo a la receta tradicional. Si lo prefiere, sustituye ésta por aceite vegetal sin colesterol.

Cómo hacerlo

1. Muele bien los frijoles con un machacador. Si utilizas la licuadora, procura que sea con la menor cantidad de caldo posible.

2. Cuece los chiles en agua hirviendo durante unos de minutos para que se ablanden. Licúalos junto con un poco de agua, ajo y los demás condimentos. Cuélalos.

3. Calienta el aceite y vierte la mezcla anterior y fríe hasta que los chiles se vean chinitos, resecos. Agrega los frijoles molidos y cocina a fuego suave, moviendo constantemente, hasta que queden bien rendidos (resecos).

4. Estos frijoles son especiales para acompañar birria o alguna otra carne. También son exquisitos en tacos o sobre tostadas.

Tal Vez Te Guste