Tiempo Total
2 H 30 Min
Tiempo Activo
1 H
Tiempo Prep
1 H
Porciones
8

Deliciosa tradición oaxaqueña. Las piezas de pollo reposan en un adobo de chile ancho y guajillo, luego se cubren con una salsa de jitomate, se envuelven en hojas de plátano y se cuecen al vapor hasta que se suavizan al punto que se deshacen en tu boca.

Cómo hacerlo

1. Lava las hojas de plátano y ponlas a hervir en agua durante 15 minutos para que se suavicen. Escúrrelas.

2. Calienta 3 cucharadas de aceite en un sartén a fuego medio, pasa los chiles por el aceite caliente para que se doren por ambos lados, cuidando que no se quemen. Ponlos a remojar durante 10 minutos en 1 taza de agua caliente.

3. En la misma grasa de los chiles, sofríe la ½ cebolla blanca hasta que se vea transparente. Agrega los ajos enteros y sofríe hasta que queden transparentes también. Retira los ajos del sartén y muélelos junto con los chiles con un poco del agua en que se remojaron.

4. Vierte esta mezcla dentro del sartén con la cebolla y agrega las hojas de laurel, caldo, sal y pimienta al gusto. Deja que hierva.

5. Vierte el adobo en un tazón y agrega las piezas de pollo. Tapa y deja marinar durante 30 minutos dentro del refrigerador.

6. Mientras, calienta 2 cucharadas de aceite en un sartén. Acitrona las 2 cebollas moradas, agrega el jitomate rebanado y un poco de sal, y cocina durante 10 minutos.

7. Sobre un trozo de papel aluminio coloca 1 hoja de plátano, luego 1 hoja de aguacate, 1 pieza de pollo, 2 cucharadas del adobo y 2 cucharadas de la salsa de jitomate y cebolla.

8. Forma paquetitos, bien sellados. Cuécelos en una vaporera a fuego alto durante 1 hora.

Tal Vez Te Guste