Tiempo Total
45 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
30 Min
Porciones
6

La pechuga de pollo deshebrada se guisa en una salsa de tomates verdes con chile habanero, luego se sirve sobre chalupas con frijoles negros refritos y se adorna con lechuga, cebolla, cilantro y, por supuesto, crema y queso.

Cómo hacerlo

1. Coloca los tomates en una cacerola y cúbrelos con agua. Deja que suelten el hervor y cocina a fuego medio-bajo durante 5 minutos.

2. Asa la el chile, la cebolla y el ajo en un comal a fuego medio, hasta que se hayan quemado ligeramente, aproximadamente 5 minutos para el ajo, 7 para el chile y entre 10 y 15 para la cebolla. Desvena el chile.

3. Muele los tomates verdes junto con el chile habanero, la cebolla, el ajo y el cilantro.

4. Calienta el aceite cacerola mediana a fuego medio. Vierte la salsa en el aceite caliente y sazona con el consomé en polvo. Cocina durante unos 5 minutos, agrega el pollo deshebrado y cocina unos minutos más. Apaga y deja enfriar.

5. Para preparar las chalupas, mezcla en un tazón grande la masa de maíz, harina de maíz, harina de trigo y un poco de agua tibia. Amasa hasta lograr una pasta consistente. Forma bolitas del tamaño de un huevo y aplánalas en forma de chalupas, alargadas, no muy gruesas.

6. Calienta abundante aceite en un sartén profundo a fuego medio-alto. Fríe las chalupas en el aceite bien caliente hasta que se hayan dorado. Retira el exceso de grasa.

7. Unta cada chalupa con frijoles refritos, coloca encima una cucharada de la pechuga en salsa verde y adorna con lechuga, cebolla, cilantro, crema y queso.

8. Ofrece salsa picante para aderezar las chalupas al gusto de cada comensal.

Tal Vez Te Guste