Tiempo Total
1 H 10 Min
Tiempo Activo
30 Min
Tiempo Prep
40 Min
Porciones
10

Los chiles poblanos se rellenan con una mezcla de sardinas y huevos cocidos, luego se hornean y se sirven bañados en crema fresca. Deliciosos durante la cuaresma y durante todo el año también.

Cómo hacerlo

1. Asa los chiles hasta que la piel se haya quemado y empiece a desprenderse. Mételos en una bolsa de plástico, cúbrelos con una servilleta de cocina y deja que suden durante unos 5 minutos. Luego sácalos de la bolsa, pélalos, ábrelos por un lado y desvénalos con cuidado.

2. Precalienta el horno a 160° centígrados y engrasa un refractario extendido.

3. Calienta un poco de aceite en un sartén a fuego medio. Agrega el jitomate picado, cebolla picada, ajo y orégano. Fríe durante 5 ó 7 minutos.

4. Agrega la sardina y su jugo, así como los huevos cocidos. Cocina durante unos 5 minutos. Checa la sazón, retira del fuego y deja enfriar durante unos minutos. Rellena los chiles con esta mezcla.

5. Acomoda en el refractario una capa de chiles rellenos cubiertos con rebanadas de jitomate y de cebolla. Coloca una segunda capa de chiles y cubre también con rebanadas de jitomate y cebolla.

6. Distribuye sobre la superficie los trocitos de mantequilla y hornea durante 30 minutos.

7. Sirve cada chile con una cucharada de crema encima.

Tal Vez Te Guste