Tiempo Total
15 Min
Tiempo Activo
5 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
1

El mamey no sólo es delicioso, sino que además tiene propiedades antibióticas. Disfrútalo en esta deliciosa gelatina dulce con un toque de nuez.

Cómo hacerlo

1. Hidrata la grenetina en ½ taza de agua fría. Ya esponjada, disuelve a “baño María”.

2. Licúa la pulpa de mamey en la licuadora junto con la leche evaporada, leche condensada y ¾ de taza de nuez.

3. Hierve 2 tazas de agua a fuego medio-alto. Apaga el fuego e incorpora la grenetina disuelta y la mezcla de mamey. Integra todo muy bien y vierte dentro de un molde para gelatina.

4. Refrigera hasta que se haya cuajado perfectamente, entre 2 y 3 horas. Desmolda en un platón y adorna el resto de las nueces.

Tal Vez Te Guste